Buscar

Un hereje de la partidocracia

  • Indispensable identificar cuál de los candidat@s tiene las mejores prendas personales para conducir la recuperación del desastre

Foto: Twitter

Autor – Héctor Popoca Boone

29 de mayo de 2021 - En estos tiempos electorales lo que todo ciudadan@ consciente debe hacer es informarse, pensar, reflexionar y luego ir a votar. Sin dejar que lo acorralen, amenacen o compren su consciencia.


Necesario es que pongamos nuestra dignidad por delante. Recordar que el voto es secreto y en solitario. Uno marca las boletas electorales adentro de la caseta correspondiente en forma privada.


No hay que dejarse engañar con falsas promesas o compromisos irrealizables.


Vengan de donde provengan. Indispensable es valorar con objetividad la “nueva cruda realidad” con la que nos enfrentaremos y de esa forma identificar cuál de los candidat@s tiene las mejores prendas personales para conducir la recuperación del desastre que en lo económico y social ha provocado la pandemia del Covid-19; que, de acuerdo a especialistas en la materia, tardaremos no menos de cuatro años para recuperar lo perdido.

En consecuencia, la gran mayoría de los guerrerenses seguirá en condiciones agravadas de sobrevivencia, mientras que una minoría seguirá navegando en la abundancia. La brecha de la desigualdad social se ensanchará más, a paso acelerado. Y eso es malo para la estabilidad y paz social sureña.


No fue de súbito, ni por despecho, que naciera en mí la herejía a la partidocracia. Es por el hartazgo acumulado de tiempo atrás del mal desempeño y por los magros resultados que se han obtenido en nuestro vulnerable sistema seudo democrático electoral, los mafiosos partidos políticos que lo integran y l@s politic@s oportunistas y convenencieros que lo protagonizan.


Mi herejía es producto de percatarme que, a lo largo de las últimas décadas, poco hemos avanzado en mejorar como pueblo nuestra calidad de vida y defender la sustentabilidad del medio ambiente que nos rodea. Y, además, porque no se vislumbra en el corto plazo pizca alguna de mejora si seguimos como vamos.


Planear y administrar los recursos públicos dentro de una estructura gubernamental, implica interactuar en la política o en la politiquería; junto al desempeño y actuación de buenos políticos o de pésimos politicastros. Trabajar por senderos virtuosos o viciosos y/o perversos.


Queda en uno optar por cual transitar. Yo he tratado de no manchar mi vestimenta, en el fango en que pervive el ansia del poder por el poder mismo, para obtener así el placer malsano de subordinar a designios personales a mis semejantes. Para poder ser “alguien”, tener una “personalidad e identidad” no forjada en el esfuerzo, sino delegada o asignada, con el objeto de poder “codearme” en los círculos sociales de los poderosos de la política y de la economía.


Desde que empecé a laborar como economista marqué la raya con la política-política y preferí ser técnico-político, para así servir mejor a México y a Guerrero en particular. Solo la firmeza de mis convicciones impidió doblegar mi libertad de pensamiento, expresión y comportamiento, en un mundo de juegos rudos y tenebrosos, que permanentemente me recuerdan que tanto en la política, como en el amor y en la guerra, la palabra escrúpulo no tiene cabida. “Siempre tuve una idea moral y ética de lo que debería ser mi comportamiento en la vida pública.”, (Jorge Carpizo escribió).


Carpizo también decía que los cinco jinetes de la desgracia de nuestro sistema político nacional eran: a) la avidez por el poder; b) la desmesura por obtener riquezas materiales, mediante la corrupción (en su triple modalidad: dador, recipiendario o mercader de consciencias); c) La impunidad para delinquir con libertad y d) el rosario de demagogia, simulación, engaños y farsas; aderezado de muchas mentiras.


De ahí que los futuros gobernantes, cuando arriban al poder, lo hacen con las manos atadas y demasiado limitados para darle buena gobernabilidad al pueblo por los compromisos inconfesables y de todo tipo adquiridos, antes y durante las campañas electorales.


Conclusión: Yo voy por el voto nulo, de castigo a la partidocracia. Voy a tachar con una X toda la boleta electoral para gobernador. Ese voto será útil, muy útil, para indicar nuestro repudio, claro y explicito, a una democracia mercantilizada, sectaria, inescrupulosa, falsaria e hipócrita, que está totalmente divorciada del pueblo. No se diga del contubernio en actos delictivos violentos o criminales, que cada vez suceden con mayor frecuencia.

Tenemos que dejar huella de nuestra irritación con aquellos que tratan de llegar a la gubernatura utilizando vilmente a la ciudadanía; tratando de comprar nuestro voto como mercadería, en el contexto de un mundo irrealizable tipo “Disney Word”, no siendo que estamos en un “Jurasic Park”.


Salgamos a votar envueltos en nuestro libre albedrío, con mucha reflexión personal y con suma dignidad. Hagámoslo por el bien de nuestros hijos; pidiéndoles a la vez perdón por el deprimente ejemplo de farsa, corrupción e hipocresía semidemocrática con que los políticos, gobernantes y otros sátrapas más, se han afanado de exhibir en la presente contienda electoral.


Con nuestro voto nulo de castigo a la partidocracia, daremos pie a una auténtica reforma de nuestros procesos electorales, en el marco de una nueva democracia con polític@s, partidos y gobernantes menos envilecidos. Yo, como gobernador moral de Guerrero estaré pendiente de que eso vaya sucediendo.


porelrescate@gmail.com


10 vistas

Entradas relacionadas

Ver todo