Buscar

Sánchez Esquivel, el nazi autoritario que despacha en el Congreso

  • "No te pago para que me pegues", es una máxima del priísmo añejo, de la intolerancia a la crítica y la intimidación a los medios de comunicación.

Zona conurbada

Autor – Víctor Hugo Wilde

26 de mayo de 2021 - El lunes pasado, la dirigente sindical de la Sección LV del Congreso del Estado, Mayté Abarca, alzó la voz durante la marcha para exigir que la Junta de Coordinación Política (Jucopo), que preside el diputado de Morena, Alfredo Sánchez Esquivel, cumpla con minuta de aumento salarial.


Durante la marcha Mayté Abarca afirmó en los altavoces que Sánchez Esquivel había amenazado a los medios de comunicación con quitarles su convenio si cubrían la marcha de trabajadores sindicalizados.

Y… en efecto fueron pocos medios y medios que no tienen convenio con el Congreso local quienes cumplieron la función de informar a la ciudadanía. La amenaza cumplió su efecto.


Alfredo Sánchez no ha sido capaz de entender cuál es la función del periodismo. Que el periodismo es necesario para un contrapeso ciudadanía-poder, no para morena, si no para todos los partidos políticos, todos los gobiernos, los poderes fácticos como la Iglesia e incluso el crimen organizado.


Su jefe de prensa que a luchas ha tomado un curso de ortografía, solo obedece a Sánchez Esquivel, sin tener una estrategia que pueda, ya no controlar, sino cuando menos amortiguar la crisis que se ha generado en torno a la exhibición de los malos manejos de los recursos que se asigna a los medios de comunicación y periodistas; la crisis por el no aumento salarial de los trabajadores sindicalizados, que dicho sea de paso el mismo encargado de despacho de la dirección de comunicación, dicen los que saben, se verá beneficiado con el aumento, pues él también es basificado.


Sin embargo, como lo han venido denunciando trabajadoras, se ha utilizado a la oficina de prensa para enviar a La Niurka del Congreso [alguien de apellido Pargo] a espiar al movimiento, y ahora se intimida a reporteros y medios de comunicación que cubran las actividades del movimiento sindical.

Sánchez Esquivel se cree dios, pero no es más que un nazi autoritario, con quien los trabajadores no han podido llegar a acuerdos, y aunque ayer marcharon hasta las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), para interponer una queja en contra del presidente de la Jucopo, se sabe que lo que la CDHEG no les harán caso.


Hace unos días llegó a dirigir dicho órgano Cecilia Narciso Gaytán, protegida de Sánchez Esquivel, mujer que ahora servirá para dos cosas: para defender a violadores y a autoritarios con poder.

115 vistas

Entradas relacionadas

Ver todo