Buscar

Alfredo Sánchez Esquivel: una mala fotografía del viejo régimen priista

  • El diputado de Morena afirmó romper con la relación entre poderes y medios de comunicación; la realidad es que incluso funcionarios del Ayuntamiento de Chilpancingo cobran en el Congreso

Zona Conurbada

Autor – Noticias Guerrero Hoy

2 de junio de 2021 –‘Yo no le pago a ni un periodista para que hable bien de mí, ni para que hable bien del Congreso’ afirmó retador y soberbio Alfredo Sánchez Esquivel a un reportero, simpatizante de Morena, por cierto.


Desde que inició la 62 legislatura ese mismo reportero le pedía a Sánchez Esquivel que lo incluyeran a los convenios del Congreso para que él pudiera publicitar las actividades del legislador, quien tiempo después se convertiría en el presidente de la Junta de Coordinación Política.


Así que cuando el reportero se enteró de que el diputado Sánchez Esquivel tenía mayor poder para ‘ayudarlo’ se decidió por solicitarle un apoyo económico para salir del atraso generado por la crisis del coronavirus. La pandemia, argumentaba, lo dejó endeudado y con muy poco trabajo en el gremio periodístico.


Alfredo Sánchez al presidir la Comisión más importante y de mayores reflectores del Congreso de Guerrero tenía a la prensa encima de él. Todos querían saber quién era Alfredo Sánchez Esquivel, y todos se querían arrimar aquel político con suerte. Todos querían ser amigos del presidente de la Jucopo.


Aquel reportero, ya con total afinidad y veneración a Sánchez Esquivel, creyó cada una de sus palabras.al legislador en la sala de la Presidencia de la Jucopo; platicaron sobre el nuevo escenario político, y al encontrar el momento exacto, decidió que era tiempo de plantearle el único favor que le pediría en su carrera como político local.


- "Diputado, ¿podría usted decirle a Felipe Pérez que me agregue a los convenios que tiene el Congreso con los medios de comunicación?", preguntó temeroso el reportero.
- ¡Yo no le pago a ni un periodista para que hable bien de mí, ni para que hable bien del Congreso! - le reviró retador y soberbio Alfredo Sánchez Esquivel.
- Está bien, señor, se limitó a contestar el reportero, quien hundió su cabeza y bajó la mirada ante la expresión amenazante del presidente de la Jucopo

Pasaron un par de meses, cuando la verdad le explotó en la cara a Sánchez Esquivel: un medio de comunicación revelaba que el Congreso del Estado había dobleteado los convenios con algunas empresas periodísticas.


Llamó la atención que La Jornada Guerrero había sido beneficiada con un aumento, pero lo que más le afectó a aquel reportero que confiaba ciegamente en Alfredo Sánchez, y en Morena, fue que otros reporteros y conductores cobraban de manera encubierta en el Poder Legislativo guerrerense.


El reportero no lo pudo creer, creyó en las mentiras de quien pudo ser su benefactor. Con asombro supo que en la nómina había reporteros de izquierda, de esos tantos reporteros que se dicen independientes al poder establecido, y que se aseguran luchar por las causas justas.


Lo de menos era la funcionaria del Ayuntamiento de Chilpancingo que cobra en el Congreso de Guerrero.


Ante ese descubrimiento, el reportero entendió la actitud soberbia de su jefe con la causa de los trabajadores que exigen un aumento salarial, de los trabajadores que le pidieron considerara no despedirlos en plena pandemia, y entendió que Alfredo Sánchez Esquivel se convirtió en lo que todo el tiempo criticó: en una mala fotografía del viejo régimen priista.

124 vistas

Entradas relacionadas

Ver todo